martes, 30 de noviembre de 2010

La vergonzosa "gestión" de los escombros de Madrid

El domingo una noticia en la portada del suplemento Madrid del diario El País ponía sobre la mesa un problema que existe en nuestra región relativo a los residuos derivados de la construcción y la demolición. Este problema es poco conocido, pero no por eso menos grave.

En la noticia, titulada "El reciclaje está en ruinas", se denunciaba que en Madrid no se reciclan los residuos de construcción, como estipula la ley. La noticia denunciaba dos tipos de prácticas muy concretas:


La primera, que empezó con el final de la crisis ante la bajada del volumen del negocio, implica a algunos vertederos, que en vez de reciclar el material que reciben como obliga la ley, lo vierten sin ningún control. El autor de la noticia del País lo explica muy bien en este párrafo:

Lo que está sucediendo tiene que ver con las crisis. Los camiones con los contenedores deberían ir al vertedero y pagar 10 euros por el tratamiento de sus desechos. Casi el 90% sería reutilizable. Ladrillos, cascotes, tuberías, plásticos. Pero en varias de estas plantas les dejan pasar de largo y tirar todo mezclado a un hoyo indiscriminado. Exactamente lo que se hacía hace años. Lo que no se debe hacer y lo que está sancionado con multas.Les dejan hacerlo a cambio de solo cuatro euros. De ese modo se garantizan que usan sus instalaciones.


La otra práctica, que se ha dado desde siempre, consiste en tirar los escombros donde sea. En ocasiones se tiran en solares "habilitados" como vertederos, o en naves industriales, o incluso en zonas protegidas como el Parque Regional del Sureste, donde se han encontrado decenas de escombreras ilegales. El daño medioambiental que causan es enorme.

No se trata de un problema nuevo, como demuestra este reportaje publicado en soitu , que denunciaba lo mismo hace más de un año. La Comunidad de Madrid, mientras tanto, mira hacia otro lado y no hace nada por resolver el problema. Como se explica en el artículo de El País, "la Comunidad tiene abiertos muchísimos expedientes, pero hay un problema: las ganancias saltándose las normas son superiores a lo que suponen las multas de la Administración." ¡Si es que hasta sale rentable! Así, ¿para qué preocuparse de reciclar?



Este tipo de contaminación no es ninguna tontería: en 2006, cada madrileño generó una media de 1 tonelada de residuos de construcción. Y su vertido incontrolado causa graves problemas medioambientales, contaminando el suelo y los acuíferos...

Para cerrar, pego una nota que ha enviado hoy la Coordinadora Verde de Madrid denunciando este tema y reclamando que se tomen medidas desde la Consejería de Medio Ambiente:

La Coordinadora Verde de Madrid demanda una gestión sostenible de los residuos de la construcción

La Coordinadora Verde de Madrid exige, ante las recientes informaciones aparecidas en la prensa, que se cumpla la legislación en materia de reciclado de residuos de construcción y demolición (RCD’s). Es inadmisible que, como consecuencia de la crisis del ladrillo, se dejen de tratar y reciclar correctamente los residuos de la construcción en la Comunidad de Madrid.

De acuerdo con el Real Decreto 105/2008, hoy en día se prohíbe tirar nada que no haya pasado antes por una planta de tratamiento donde se haya extraído todo aquello que pueda ser reciclado. Por tanto, las evidencias de que se están vertiendo residuos de forma incontrolada deberían ser investigadas y castigadas en consecuencia.

Desde la Coordinadora Verde de Madrid demandamos al gobierno de Esperanza Aguirre que no siga mirando hacia otro lado en este tema y ejerza su responsabilidad haciendo cumplir la ley. Estas prácticas tienen consecuencias muy graves para el Medio Ambiente, ya que ante la falta de control, existe la posibilidad de que se produzcan vertidos de residuos peligrosos, como aceites, disolventes o pinturas. Estos residuos acaban contaminando el suelo y los acuíferos, en perjuicio del medio ambiente y de la salud de los ciudadanos.

El principio de “quien contamina paga” se pervierte una vez más, convirtiéndose en “quien contamina ahorra”. El gobierno de la Comunidad de Madrid debe acabar con estas prácticas ilegales y empezar a trabajar en serio por una gestión verdaderamente sostenible de los residuos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada