sábado, 27 de noviembre de 2010

Último día en CONAMA10

Ayer volví al Conama para echar una mano en el stand de Equo y para darme una última vuelta por el congreso antes de la clausura. Me he llevado una impresión estupenda del Conama, ya que aunque sólo he podido estar en 2 de las más de 100 actividades que se organizaban, ambas me resultaron muy interesantes e instructivas. Intentaré no perderme ninguna de las próximas ediciones del congreso, igual organizo un grupo en la universidad para ir, ya se verá.

Una de las dos actividades a la que pude asistir durante estos días fue el último debate del Conama10, “Sostenibilidad y desarrollo global”. Me escapé del stand de Equo con la excusa de ir a escuchar a Alejandro Sánchez, uno de los promotores de Equo, que estaba invitado como (ex) director de SEO/Birdlife. Alejandro fue muy claro en su intervención, exponiendo los principios fundacionales de Equo. “Esta crisis es un síntoma más de la insostenibilidad a la que estamos llevando el desarrollo humano. Hay que darle la vuelta a este desarrollo”, dijo. A propósito de la crisis financiera, Alejandro señaló con un punto de ironía que “parece que queremos que el capitalismo se autodestruya y renazca de sus propias cenizas”. También defendió la necesidad de “crear un sistema de gobernanza mundial, que sea verdaderamente democrático y donde la ciudadanía haga oír su voz. Hace falta reformar profundamente la ONU, porque es ineficiente (asuntos de seguridad, las reuniones sobre cambio climático…).” “Debemos autoorganizarnos y participar en las organizaciones de la sociedad civil, que son las que pueden hacer propuestas válidas para que los gobiernos entiendan cuáles son las demandas de la ciudadanía”, concluyó.

Luis M. Jiménez Herrero, del Observatorio para la Sostenibilidad en España, explicó que hace falta “una nueva cooperación global que permita un desarrollo sostenible mundial”. Es necesario un “eco-orden mundial” que promueva una “ecopaz mundial sostenible” en la que todos vivamos mejor. Sin mencionarlo, defendió posiciones del decrecimiento: “los ricos tendremos que vivir con un poco menos para que los pobres vivan mejor.” Rosa Elcarte, de la AECID, señaló la relación que existe entre pobreza y desarrollo ambiental, “que son la cara de la misma moneda”. Desde AECID quieren un desarrollo global “alto en equidad”, pues el esfuerzo de reducción de emisiones de carbono, por ejemplo, “tiene que ser proporcional”.

Además de las actividades, estar detrás del stand de Equo dando a conocer el proyecto ha sido una experiencia fantástica. Cuando me dijeron que tendría que estar “representando” a Equo durante el Conama y explicando a los congresistas lo que es el proyecto, tengo que admitir que me entraron sudores fríos y pensé que lo iba a pasar muy mal, con lo tímido que soy para estas cosas. Pero la gente que pasó por el stand mientras yo estuve allí nos recibió muy amablemente, con los brazos abiertos: a los profesionales del Medio Ambiente les ilusiona el proyecto tanto como a todos los demás, y eso es una buena señal. Las frases más repetidas ante el stand, cuando contábamos a la gente qué era eso de Equo, eran del tipo ‘¡Vaya, ya era hora de algo así!’, ‘Completamente de acuerdo’ o ‘¡Qué tengáis mucha suerte!’. Es verdad que estaban todos convencidos de antemano, pero sigue haciendo ilusión que Equo despierte tantas simpatías entre la gente.



Sobre todo entusiasmaba una idea en la que nosotros insistíamos mucho: Equo está en construcción, y tiene que construirse entre todos y todas. Tienen que participar todas las personas a las que les preocupa la sostenibilidad ambiental, la equidad social, las generaciones futuras… Ese es el mensaje que transmitimos a todas las personas que pasaron por el stand, y es fantástico que tantas personas (más de 300 en toda la semana) se apuntaran en las listas de la “Equomunidad” para participar en los grupos de trabajo que van a empezar a funcionar dentro de poco. Estudiantes, profesionales de distintos sectores (expertos en energías renovables, abogadas ambientales…), todos dispuestos a poner su parte y participar en la creación de Equo. Es normal cuando se ofrecen promesas y esperanzas, ¿no?

En este sentido, quiero recordar lo que explicó Roberta Moreno, del Partido Verde Brasileño, en la charla de hace una semana que organizó Jóvenes Verdes, “El papel de la juventud en el futuro del movimiento verde”. Roberta nos contó que cuando Marina Silva entró en el partido, la sociedad quiso entrar con ella, “y tuvimos que aprender a caminar con la sociedad”. Hay una gran diferencia: Equo no es un partido, ya se verá si finalmente lo es, pero creo que la idea de caminar con la sociedad es fundamental. Compañeros de viaje no van a faltar, eso seguro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada