martes, 23 de noviembre de 2010

Mi primer día en CONAMA


Esta mañana he estado en el CONAMA invitado por los amigos de Equo. Era el primer día de la edición de este año, la décima, y para mí, la primera vez que visitaba el Congreso. El CONAMA 10 recibirá alrededor de 10.000 visitantes, profesionales del mundo del Medio Ambiente que podrán participar en las muchísimas actividades (más de 100) que se han preparado para esta edición. En estas actividades se tratarán temas tan diversos como energía, movilidad urbana, biodiversidad, cambio climático, la tecnología aplicada al medio ambiente… Durante el CONAMA también se celebrará el 4º Encuentro Local de pueblos y ciudades por la sostenibilidad, y el Foro Hispano-Brasileño sobre Desarrollo Sostenible.

Entre las muchas actividades que se celebraban hoy, lo que más me interesaba era una charla organizada por APIA, la Asociación de Periodistas de Información Ambiental. En la charla, presentada por Luis Atienza y con el nombre de “Un recorrido por la información ambiental en los últimos 20 años”, han participado algunos de los más importantes periodistas medioambientales de nuestro país. Los protagonistas han hablado de algunos de los asuntos ambientales más importantes de cada uno de estos años, como privilegiados espectadores de los hechos que fueron, y ha merecido (y mucho) la pena estar allí para escuchar lo que tenían que contarnos. Uno a uno, han ido desgranando acontecimientos como la Cumbre de la Tierra de Río, la creación del Ministerio de Medio Ambiente, el vertido de Aznalcóllar, el Plan Hidrológico Nacional, el hundimiento del Prestige… Su enriquecedora y valiosa visión acerca de estos asuntos ha sido de lo mejor de esta conferencia, aunque también han tenido tiempo (no sé muy bien cómo, pues cada uno disponía de menos de 10 minutos) para tratar otros temas, como el futuro del periodismo medioambiental o la crisis que atraviesa el periodismo.



Después de la introducción de Luis Atienza (presidente de REE), Luis Guijarro, el presidente de APIA, ha defendido durante una breve y optimista intervención que “es la hora de la información ambiental, y colectivamente podremos hacer mucho por ella”. Después ha tomado la palabra Jose María Montero (de Canal Sur) para hablarnos de la Cumbre de la Tierra y de la crisis de la información especializada. “Si tengo que explicarlo, renuncio a contarlo”, pues según Montero, en los últimos tiempos el objetivo de los medios es la audiencia, no la rigurosidad informativa. Joaquín Fernández (definido por la moderadora, Josefina Maestro, como “el alma de APIA”), ha explicado que APIA surge con el objetivo de luchar por el periodismo medioambiental, que estaba muy marginado en nuestro país, y para formar a los futuros periodistas medioambientales. Ha dicho que las cosas han cambiado mucho en el periodismo desde que empezó APIA, y que los periodistas ambientales se enfrentan a grandes reto. A pesar de ello, ha acabado con un mensaje optimista: “APIA tiene futuro”. Espero no haberme equivocado de profesión...

Gustavo Catalán se ha centrado en las negociaciones internacionales sobre cambio climático y ha afirmado que “las cumbres internacionales se han convertido en un circo”. También nos ha contado cómo vivió en primera persona la tragedia de Aznalcóllar desde el helicóptero de Isabel Tocino. Para tratar el Plan Hidrológico Nacional hemos contado con la experiencia de Cristina Ribas, aunque de su intervención me quedo con el consejo que ha dado a los jóvenes periodistas: “Os animo a hacer periodismo medioambiental con un ordenador, buscando datos y analizándolos con criterio para llegar a conclusiones interesantes e inesperadas.” Coral García, responsable de comunicación de WWF, también se ha dirigido a los jóvenes e inexpertos periodistas presentes en la sala. Nos ha explicado que “el corresponsal novato tiene muchos hándicaps en una cumbre como la de Johannesburgo (con la que se estrenó con WWF): la sobreinformación, ya que hay que discriminar de entre muchísimas fuentes; y la invisibilidad, ya que es frecuente que las fuentes te ignoren cuando tienes poca experiencia.”

De entre todos los ponentes, tengo que admitir que al que más ganas tenía de escuchar era a Arturo Larena, el director de EFEverde, que es en mi opinión lo mejor que ha surgido últimamente en el mundo del periodismo ambiental. Él mismo ha definido EFEverde como “una plataforma global de periodismo ambiental.” Larena ha defendido que “el oficio de periodista siempre existirá, por mucho que cambie el periodismo en sí”, y que lo importante es “contar historias aportando criterio y calidad.” Rafa Serra, director de la revista Quercus, ha lamentado que “la información, los medios, trivializan la biodiversidad, tratándolo con una ligereza impropia, como si sólo se tratara de pajarillos.” Como consecuencia de esto, la importancia de la biodiversidad se escapa a la comprensión de la gente. Cuando concluya la 6ª extinción, “que nosotros mismos estamos provocando”, lo más seguro es que “ya no estemos aquí, con lo que habrá supuesto una especie de suicidio colectivo”. Ha cerrado la charla Clemente Álvarez, que ha hablado del enorme cambio que supone internet, que “quizá haga que la especialización en Medio Ambiente se quede corta, de modo que sea necesario especializarse aún más.”

Han hablado más ponentes, pero aquí he destacado las aportaciones que a mí me han parecido más interesantes. En el turno de preguntas, ante la queja de una mujer por lo poco que forman a la gente y opinan los periodistas ambientales, varios de los periodistas que han participado en la charla han reclamado su derecho a no hacer más que informar, como el resto de los periodistas. “Informar sobre Medio Ambiente es algo profesional, no tenemos que formar, tenemos que informar”, han concluido.

Después de la charla, he vuelto al stand de Equo (el nº68) para ver qué tal había ido la primera mañana. Por la cantidad de adhesiones al manifiesto que han conseguido puedo asegurar que ha ido muy bien, y es normal. Los profesionales del Medio Ambiente deben estar muy contentos por la llegada al desolador panorama político de un proyecto verdaderamente comprometido con valores como la sostenibilidad o el cambio de modelo productivo. Hay que avanzar hacia el futuro, “hay que tomar un nuevo rumbo”, como defiende el manifiesto de CONAMA.



Quiero aprovechar para dedicar este post a Jesús y Raúl, que tanto van a tener que currar esta semana, ya que gracias a ellos he podido asistir a la charla de hoy, una experiencia valiosísima para mi formación. Yo volveré a CONAMA el miércoles y el viernes por la mañana para echarles una mano con el stand de Equo. Si estáis por CONAMA, no os olvidéis de pasar a saludar: ¡hay manifiestos y chapas para todos/as!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada