jueves, 18 de noviembre de 2010

Los "invasores"



“Este documental es un intento de que la sociedad abra los ojos ante un hecho que ya es una realidad. Los invasores ya están aquí, y están para quedarse”. Con estas palabras, el naturalista Luis Miguel Domínguez presentó ayer en la Casa Encendida, ante un público bastante numeroso, su nuevo documental “Invasores”. Pudimos disfrutarlo como parte del 8º Festival Internacional de Televisión sobre Vida y Ecología Urbanas. El documental muestra uno de los más graves problemas a los que se enfrentan nuestros ecosistemas y nuestra biodiversidad en la actualidad: son las especies invasoras, especies exóticas que son introducidas por el ser humano en un lugar que no les corresponde por naturaleza. Para entender la gravedad del problema sólo hace falta un dato: el 40% de las especies que se extinguen en España lo hacen debido a la acción de las especies invasoras. Es, por tanto, el segundo mayor problema al que se enfrenta la biodiversidad, tan sólo superado por la pérdida de hábitat. A pesar de ello, la sociedad no conoce este asunto, “y por eso lo estamos poniendo encima de la mesa”, sostuvo Luis Miguel.

“Invasores” es un estupendo relato acerca de esta terrible problemática ambiental, fruto de dos años de trabajo, y articulado en torno a unos cuantos casos significativos de especies invasoras que ya se encuentran bien establecidas en nuestro país. ¿Por qué han llegado hasta aquí estos animales? Por muy distintos tipos de acciones humanas: el mejillón cebra llegó al Ebro pegado al casco de algún barco, los coipús y los visones se escaparon de granjas peleteras, el mosquito tigre viene empujado por el cambio climático… En otros casos, como el del mapache o la culebra real de California, se trata de mascotas que han sido abandonadas por sus inconscientes propietarios, cansados ya de su estrafalario capricho. “Los invasores han pasado de ser caprichos consumistas a bombas biológicas que pondrán patas arriba los ecosistemas”, dijo Luis Miguel con evidente (y comprensible) indignación. Domínguez es partidario de aprobar leyes estrictas que acaben con la comercialización y tenencia de animales como éstos, que causan estragos en el medio natural cuando son abandonados.

En el documental sólo se habla de especies animales, aunque como señaló Luis Miguel en la charla posterior a la proyección, la flora invasora (como el jacinto de agua) también es un gravísimo problema, mayor incluso que el de la fauna. Al mismo tiempo defendió que desde un punto de vista cinematográfico es más atractivo filmar un visón que un alga. Y es que Luis Miguel quiere que la naturaleza encuentre su hueco en el mundo audiovisual, de hecho, presentarán la película a los Goya del año que viene.

Las especies que protagonizan el documental son, y espero no olvidarme de ninguna: el mapache, que se ha establecido en el Parque Regional del Sureste de Madrid; la culebra real de California, que ha invadido la isla de Gran Canaria amenazando las exiguas poblaciones de reptiles de la isla; el caracol manzana, que está poniendo en peligro los cultivos de arroz del Delta del Ebro; el mejillón cebra, que es una auténtica plaga en gran parte de los ríos del país; el picudo rojo, un insecto que está acabando con las palmeras de toda España; el mosquito tigre, que empujado por el cambio climático está infestando algunas partes de Cataluña; el coipú, que de momento mantienen a raya en el área del río Bidasoa; el siluro, un gigantesco pez que está devorándolo todo en algunos pantanos aragoneses; y el visón americano, que ya se ha asentado en Galicia y está empezando a llegar al Parque Nacional de las Islas Atlánticas, amenazando la riqueza natural de las islas.

La charla que se desarrolló después de la proyección fue muy instructiva e interesante: Laura Capdevilla, coordinadora del GEIB (Grupo Especialista en Invasiones Biólogicas) y participante en la charla, destacó al mejillón cebra como el que más daño está haciendo en la actualidad, al menos económicamente. Según datos del documental, 100 millones de euros al año, que se convertirán en 1.000 en un plazo de 5 años si no evitamos que llegue a las cuencas hidrográficas que aún no ha infestado (Tajo, Guadalquivir).



¿Cómo se puede acabar con este problema? Según Laura, “con las especies que hemos visto en este documental, ya sabemos que la erradicación es casi imposible. Lo que hay que hacer es intentar controlar a los invasores que ya tenemos aquí, pero sobre todo, empezar a prevenir.” Luis Miguel también incidió en el aspecto de la prevención: hay que evitar que vengan más invasores, y el modo de hacerlo es controlarlos, ilegalizar su entrada… Aún así, no existe un marco legislativo europeo que trate este problema. En España se está trabajando en ello, según explicó José Jiménez, Director de Medio Natural del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, otro de los participantes en la charla. Dentro de poco se va a presentar una nueva legislación que consistirá, principalmente, en un catálogo de las especies invasoras que ya tenemos aquí y las que son potenciales invasoras, y éstas últimas no podrán entrar en el país. España se ha adelantado en este sentido a los demás países europeos o, mejor dicho, está siendo menos lenta, porque ya hace bastante tiempo que se necesita una legislación que trate este tema (no hay una legislación comunitaria común al respecto).

Al final de la charla, se animó a los presentes a “cacarear” la palabra y promocionar la película. Yo lo hago porque este es un problema medioambiental muy grave del que todo el mundo debería ser consciente, ya que aunque parezca que sólo las autoridades pueden ocuparse de ello, muchas veces somos los propios ciudadanos los culpables de la proliferación de estos invasores. La primera y más básica forma de prevenir estos problemas es educando y concienciando, y ahí es donde "Invasores" juega un papel importante.

La película se puede ver en el Pequeño Cine Estudio, en la calle Magallanes, 1. ¡Os garantizo que no os arrepentiréis de ir a verla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada