domingo, 6 de febrero de 2011

Aprobado el nuevo Catálogo Nacional de Especies Amenazadas

El Gobierno avanzó ayer en la mejora de la conservación en España con la aprobación del Real Decreto para el Desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas. La principal novedad del Catálogo es el nuevo mecanismo establecido para su actualización, pues un comité científico independiente será el encargado de revisar el estado de conservación de las especies para decidir sobre la inclusión, exclusión o los cambios de categoría. Otro aspecto novedoso es que permite la participación pública en estas propuestas, a través de la iniciativa popular. Estos nuevos mecanismos han sido aplaudidos por las organizaciones conservacionistas. En declaraciones recogidas por EFEverde, Luis Suárez, responsable de Biodiversidad de WWF, ha afirmado que el Real Decreto “fija los mecanismos para poder actualizar ese Listado de acuerdo a la coherencia de criterios científicos, y al margen de las injerencias económicas y políticas.”

Pradera de Posidonia oceánica, especie mediterránea que se incorpora al Catálogo. 

El Catálogo, creado en 1990 a partir de la Ley 4/1989 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres, fue actualizado por última vez en el año 2006. El nuevo Catálogo integra un total de 898 especies, lo que supone un incremento en el grado de protección de 327 especies. En concreto incorpora 288 nuevas especies protegidas por convenios y directivas europeas suscritos por España, e incrementa de categoría de protección un total de 39 especies que ya estaban en el anterior Catálogo. De cualquier modo, el Listado y Catálogo son provisionales hasta que se cree el comité científico, que tendrá que establecer los criterios que consideren adecuados. Un Catálogo que estará en constante cambio y revisión, lo cual incrementará su utilidad a la hora de proteger la biodiversidad de nuestro país.


Las especies marinas son probablemente las más beneficiadas en este nuevo Catálogo. Ricardo Aguilar, Director de Investigación de Oceana Europa, ha afirmado en un comunicado que “la incorporación de especies como los elasmobranquios en el Catálogo es un paso relevante en la conservación marina, pero debe ser el primero de muchos para alcanzar los niveles de protección que requieren las especies marinas, que han sido excluidas sistemáticamente de los listados de protección”. Oceana ha avanzado las especies de elasmobranquios (tiburones y rayas) que se incorporan a los listados de conservación: el tiburón martillo y el zorro entrarán en el Catálogo, lo que implica que contarían con planes de gestión y conservación; mientras que el tiburón blanco, el peregrino y la manta raya se incluirán en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, lo que supone que no pueden dañarse intencionadamente. Oceana también aplaude la incorporación de la Posidonia oceánica, una planta endémica del mediterráneo que forman praderas submarinas muy importantes para nuestro litoral.

Sin embargo, la exclusión de la seba en el Catálogo ha supuesto un jarro de agua fría para las aspiraciones de estas organizaciones, que confiaban en su incorporación para detener el polémico macro-puerto de Granadilla, en Tenerife. Hay que señalar que las Comunidades Autónomas solo podrán aumentar la protección a las especies incluidas en el Catálogo nacional, nunca rebajarla, por lo que el controvertido Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias no podría prevalecer. De momento, el Catálogo nacional da vía libre a la construcción del puerto de Granadilla, al menos hasta que se forme el comité científico. La organización ecologista Ben Magec ha denunciado que cuando se establezca el comité “ya será demasiado tarde porque para entonces las poblaciones de seba mejor conservadas y más importantes por su diversidad específica, habrán desaparecido.

Además, “Ben Magec lamenta que no se hayan atendido las alegaciones científicas para que la seba fuera incluida en el catálogo y advierte que el Ministerio ha vulnerado la legalidad y pone en riesgo a las especies de flora y fauna que tiene encomendado proteger.” El Partido Popular se ha dado prisa en desear que “el proyecto constructivo del Puerto de Granadilla, cobre un impulso definitivo y se convierta cuanto antes en el motor del empleo y la economía que el municipio y el Sur de Tenerife deseamos y necesitamos". ¿Quién querría biodiversidad pudiendo tener ladrillos, dirán los políticos canarios?

--

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada