martes, 14 de diciembre de 2010

La lucha contra la destrucción de la biodiversidad canaria sigue viva

Los grupos ecologistas no tiran la toalla en su pelea contra el nuevo Catálogo de Especies amenazadas de canarias. La organización Ben Magec-Ecologistas en Acción ha publicado hoy un comunicado en el que denuncia que “el Gobierno de España está cometiendo una infracción grave al renunciar a presentar un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo Catálogo de Especies Protegidas de Canarias”. Para Ben Magec, la falta de interés del Gobierno se debe únicamente a intereses políticos, pues “el Ministerio de Medio Ambiente dispone desde hace meses de un recurso preparado con sobrados argumentos sobre la inconstitucionalidad de esta Ley.” 

A pesar de esta grave elusión de responsabilidad por parte del Gobierno, “aún siguen existiendo numerosas vías jurídicas abiertas que han sido presentadas por esta Federación y por otros colectivos como ATAN. El comunicado concluye afirmando que “la ciudadanía debe tener esperanzas en que la Ley prevalecerá, ya que afortunadamente, los poderes legislativo, ejecutivo y judicial siguen siendo independientes".

Es un alivio comprobar que, ante la falta de escrúpulos de nuestros políticos, la sociedad civil se levanta contra este nuevo catálogo de especies amenazadas y está dispuesta a utilizar todos los métodos posibles para dar marcha atrás a este terrible despropósito ambiental. Creo que sería conveniente aportar un poco de trasfondo al asunto.

El pasado mes de Mayo, el Parlamento Canario aprobó, con los votos de Coalición Canaria y PP, un nuevo Catálogo de Especies Amenazadas que reducía la categoría de protección de 290 especies y desprotegía totalmente a 29. Además, se creó una nueva categoría de protección que solo puede calificarse como disparatada, las Especies de especial interés para los ecosistemas canarios. Con esta categoría, las especies solo estarían protegidas si se encuentran en un área protegida, así que si a un ave amenazada le da por volar fuera de su ZEPA, por arte de magia dejaría de estar amenazada. Suena muy científico, ¿verdad?

El nuevo catálogo ha despertado la indignación de buena parte de la sociedad canaria, y también de toda la comunidad científica, que considera que este catálogo es una “aberración para la naturaleza” que tan sólo responde a intereses económicos y políticos. Se trata, únicamente, de reducir la protección de la biodiversidad, por lo que no tiene justificación científica posible. Entre los que se oponen al nuevo catálogo se encuentran las dos universidades canarias, y se denuncia la “falta total de rigor técnico del proyecto por no adecuarse a la normativa estatal e internacional vigente.” Las ONG conservacionistas presentaron en Septiembre una denuncia ante la Defensora del Pueblo Canaria porque consideraban que el nuevo catálogo atentaba contra la Ley Estatal de Biodiversidad, que debe prevalecer sobre lo que decidan las Comunidades Autónomas.

¿Y cómo se justifica la aprobación de este disparate, frente a la opinión de los científicos y de buena parte de la sociedad canaria? Pues se trata, como siempre, de llenar los bolsillos de unos pocos especuladores y políticos, poniendo la excusa del "interés general". El nuevo catálogo da luz verde a proyectos urbanísticos como el macro-puerto de Granadilla, en el sur de Tenerife, cuyas obras estaban paralizadas por la presencia de una especie en peligro de extinción, la seba. La seba es un alga que forma praderas submarinas en los fondos arenosos del litoral canario, transformando ese sustrato carente de vida en uno de los hábitats más productivos del medio marino canario. La mejor pradera submarina de seba de todo Canarias está precisamente frente al lugar donde pretenden construir el Puerto de Granadilla, y como los políticos canarios no podían permitir que una especie protegida arruinara sus intereses especulativos, decidieron desproteger los sebadales. De estar en peligro de extinción pasa a estar fuera del catálogo de especies amenazadas. 

La seba proporciona alimento a una gran variedad de especies marinas, como la tortuga.
 
La masiva protesta contra esta aberración legislativa continúa, ya ha pasado por la Comisión Europea, y seguramente se volverán a presentar más recursos. Lo que está en juego es mucho: la riqueza natural de las Islas Canarias, uno de los más importantes focos de biodiversidad de todo el planeta. No se puede permitir que la codicia y la ignorancia de unos pocos acabe con el mayor tesoro de las Islas Afortunadas.

Si os interesa el tema, no os podéis perder el fantástico reportaje que le ha dedicado el Escarabajo Verde la última semana. El próximo programa (que se emitirá el día 17) volverá a tratar el mismo problema.

EDITO: Ya está disponible la segunda parte del reportaje del Escarabajo Verde. ¡No os lo perdáis!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada