miércoles, 16 de marzo de 2011

El cambio climático no es una realidad científica para el Partido Republicano

El negacionismo climático del Partido Republicano, unido al control político que consiguió tras las últimas elecciones legislativas, se vuelve cada vez más preocupante. Ayer, en el Comité de Energía del Congreso de Estados Unidos, controlado por los republicanos, se votaba un proyecto de ley para prohibir a la EPA (Agencia de Protección Ambiental) regular las emisiones de gases de efecto invernadero. Antes de aprobarse el proyecto de ley, los Republicanos rechazaron en bloque tres enmiendas presentadas por congresistas demócratas que pedían que se reconociera en el texto que el cambio climático es una realidad científica. Los mismos tipos que quieren enseñar el creacionismo en las escuelas en vez de la teoría de la evolución, sí, esos mismos.




Las enmiendas pretendían incluir en el proyecto de ley las conclusiones de los estudios de la EPA relativas al calentamiento global. La primera decía (las traducciones son mías) que “el calentamiento del sistema climático es inequícovo, como es ahora evidente por observaciones de aumentos en la temperatura media global del aire y del mar, la fusión generalizada de nieve y hielo, y el aumento del nivel del mar.”

La segunda pedía que se reconociera que “la salud pública de las actuales generaciones está en peligro y que el riesgo para la salud pública de las actuales y de las futuras generaciones probablemente aumentará a lo largo del tiempo si los gases de efecto invernadero siguen acumulándose en la atmósfera y resultan en aún mayores ritmos de cambio climático.” La tercera, también rechazada, incluía una alusión al origen antropogénico del calentamiento global.  

El proyecto de ley aprobado ayer impedirá que la EPA pueda regular las emisiones de gases de efecto invernadero de las centrales eléctricas y de las fábricas, como propuso Barack Obama en el año 2009. La EPA consideró que las emisiones de gases de efecto invernadero eran de su competencia bajo la premisa de que suponen una amenaza para la salud humana y para el medio ambiente, pero con esta ley la Agencia no podrá imponer nuevas normas para controlar las emisiones. Para los Republicanos, nuevas restricciones a las emisiones de gases de efecto invernadero aumentarían el precio de la energía, asfixiarían a la economía y complicarían la creación de empleo.

El Presidente Obama ya avisó de que vetaría cualquier iniciativa que intentara limitar la autoridad de la EPA, aunque no está muy claro lo que podrá hacer cuando la Propuesta de Ley se vote en el Congreso. De cualquier modo, es desolador comprobar cómo la postura del Partido Republicano frente al cambio climático no sólo no ha mejorado desde que Bush salió del poder, sino que se está radicalizando, seguramente por culpa de la creciente influencia de los ultras del Tea Party. Que la política climática de la mayor potencia del mundo esté influenciada por personajes tan ignorantes e irresponsables como los líderes del Tea Party asusta, y mucho. Estamos en un momento crítico en la lucha contra el cambio climático, y no podemos permitirnos que Estados Unidos se quede atrás.

---

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada