viernes, 13 de enero de 2012

Situando en el mapa a los mayores contaminadores

A partir de ahora, cualquier ciudadano estadounidense podrá saber quién está contribuyendo en mayor medida al cambio climático en la zona dónde vive. La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), lanzó este miércoles una herramienta interactiva que sitúa en el mapa a las plantas eléctricas o las instalaciones industriales más contaminantes del país, las que están en su base de datos de emisiones de gases de efecto invernadero. Es la primera vez que se dan datos individualizados por cada instalación, un excelente ejemplo de las posibilidades que ofrece la relación entre nuevas tecnologías e información ambiental.


La base de datos abarca solo a los mayores emisores de gases de efecto invernadero, unas 6.700 instalaciones que son responsables del 80% de las emisiones totales de Estados Unidos. Aunque hay instalaciones de todo tipo, como refinerías, plantas químicas, o cementeras, la inmensa mayoría de las emisiones procede de las centrales de carbón, que producen casi la mitad de la electricidad de Estados Unidos. Los datos ofrecidos por la EPA corresponden al año 2010 e incluyen el dióxido de carbono y otros gases como el metano o el óxido nitroso, los responsables del cambio climático.

La EPA espera que con esta nueva herramienta se incremente la presión para aprobar normas de reducción de emisiones, algo imprescindible para frenar el cambio climático que sufre nuestro planeta. Durante el año pasado se vivió una dura batalla política entre los republicanos, que controlan las cámaras legislativas, y el Gobierno de Obama, por la autoridad de la EPA para regular las emisiones de gases de efecto invernadero en base a la "Ley de Aire Limpio" (Clean Air Act). Esa Ley obliga a la EPA a regular los gases que supongan una amenaza para la salud pública. Las decisiones se han retrasado más de la cuenta, pero este año es crítico para que la EPA consiga que los mayores contaminadores reduzcan sus emisiones.

Aunque no incluya regulaciones obligatorias de emisiones, esta base de datos interactiva será una potente herramienta para las personas que en Estados Unidos luchan contra el cambio climático. Se podrá seguir con lupa la actuación de las empresas, y señalar a las que menos hagan por reducir sus emisiones. Una experiencia similar en los años 80 con el registro del uso de químicos tóxicos tuvo resultados espectaculares, pues aunque tan sólo obligaba a ofrecer información, ninguna industria quería aparecer ante la opinión pública como la que estaba envenenando el aire y el agua.

--
Me enteré leyendo The Guardian

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada