miércoles, 7 de septiembre de 2011

Madrid se sitúa entre las ciudades europeas que peor afrontan la contaminación del aire

La European Environmental Bureau (EEB) ha publicado hoy un ranking que analiza las medidas adoptadas entre 2005 y 2010 para atajar la contaminación atmosférica en 17 de las ciudades europeas con peor calidad del aire. Las ciudades que lideran el ranking son Berlín, Copenhague y Estocolmo, mientras que a la cola se sitúan Roma, Milán y Düsseldorf. Madrid, por debajo de la media, es la quinta ciudad europea que menos se esfuerza en mejorar su calidad del aire.

La contaminación de Madrid en Febrero de 2011. Foto de Ecologistas en Acción.


Los autores del estudio señalan que la contaminación atmosférica, un grave problema de salud pública en la mayoría de las grandes ciudades europeas, causa casi medio millón de muertes prematuras al año en la Unión Europea. Además, recuerdan que de acuerdo con la legislación comunitaria, las autoridades locales están obligadas a adoptar medidas para reducir la contaminación del aire y cumplir con los niveles máximos de determinados contaminantes atmosféricos, como el dióxido de nitrógeno o el ozono. A pesar de ello, el ranking evidencia la falta de compromiso de muchas ciudades europeas con este imperativo legal y, en última instancia, con la salud de sus ciudadanos.

Entre las medidas analizadas por el estudio, nueve en total, se encuentra la existencia de zonas de bajas emisiones, una flota de vehículos municipales menos contaminante, el uso de incentivos económicos como el peaje urbano, o la promoción del transporte a pie y en bicicleta.

En el caso de Madrid, la ciudad sólo consigue la máxima puntuación en el apartado dedicado a la promoción del transporte público, en el que se destaca la “extensa” red de transporte con la que cuenta la ciudad y las bajas tarifas (el estudio es anterior a la subida de 0’50€ en el billete sencillo). También se considera positiva la apuesta del Ayuntamiento por una flota municipal de autobuses movidos por combustibles limpios, y los planes para aumentar el número de autobuses híbridos y eléctricos.  

Por el contrario, la falta de peajes urbanos y de una zona de bajas emisiones, largamente prometida por el Ayuntamiento, o la insuficiente apuesta municipal por la movilidad ciclista, que tan sólo representa el 0'6% de los desplazamientos totales, colocan a Madrid entre las ciudades europeas que peor combate la calidad del aire. El Ayuntamiento de Madrid no parece mostrar un gran interés por combatir este grave problema, a pesar de los cada vez más frecuentes episodios de contaminación que sufrimos en la capital. Aparte de pedir a la UE una moratoria hasta el año 2015 para cumplir con los niveles legales de calidad del aire, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada