jueves, 13 de octubre de 2011

Las claves sobre IPBES, el IPCC de la biodiversidad

¿Qué es IPBES?

La “plataforma intergubernamental científico‑normativa sobre diversidad biológica y servicios de los ecosistemas”, IPBES por sus siglas en inglés, será un órgano internacional multidisciplinar que integrará la información existente sobre biodiversidad y servicios de los ecosistemas, con el objetivo de mejorar y reforzar el uso de la información científica en la toma de decisiones. Una plataforma inspirada en el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático), que según sus impulsores, fortalecerá el vínculo entre la comunidad científica y los encargados de formular políticas.



¿Por qué es necesario IPBES?

Los expertos señalan que es necesario cubrir el vacío de información científica sobre biodiversidad y servicios de los ecosistemas, accesible y sintetizada, de la que disponen los responsables de la toma de decisiones. Aunque ya existen muchas organizaciones e iniciativas que ofrecen esa información, tienen limitaciones, y carecemos de un mecanismo mundial reconocido por instituciones y científicos que reúna y sintetice esa información para la adopción de decisiones en foros normativos como el Convenio sobre Diversidad Biológica.

Uno de los factores que influye en la pérdida de biodiversidad es que el conocimiento científico no se tiene en cuenta en la toma de decisiones políticas. El objetivo de IPBES es garantizar que el conocimiento científico más fiable y actualizado guíe las políticas sobre biodiversidad, aunque evidentemente, para ello hace falta voluntad política.

De cualquier modo, IPBES puede jugar un importante papel de comunicación para transmitir la importancia de la biodiversidad y la necesidad de conservarla, aumentando la concienciación ciudadana como ha hecho el IPCC con sus informes periódicos sobre cambio climático.      

¿De qué se ocupará IPBES?

IPBES tendrá el cometido de responder a las necesidades de información científica que reciba de los gobiernos, órganos de la ONU, acuerdos ambientales multilaterales, o de otras partes interesadas. En Junio de 2010 se acordaron en Corea las funciones que debe cumplir IPBES, que son cuatro:
  • Determinar la información científica fundamental necesaria para los encargados de formular políticas, asignarle prioridad y catalizar los esfuerzos dirigidos a generar nuevos conocimientos.
  • Realizar evaluaciones periódicas y oportunas sobre los conocimientos relativos a la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas y sus interrelaciones.
  • Apoyar la formulación y aplicación de políticas, identificando herramientas y metodologías pertinentes para las políticas.
  • Dar prioridad a las principales necesidades en materia de creación de capacidad con el fin de mejorar la interfaz científico‑normativa, y pedir y proporcionar apoyo financiero y de otra índole para las necesidades más prioritarias directamente relacionadas con sus actividades.
En esa reunión también se acordaron los principios fundamentales de la plataforma, entre ellos: adoptar un enfoque multidisciplinar que incorpore todas las disciplinas pertinentes, incluidas las ciencias sociales; ser independiente desde el punto de vista científico y asegurar la credibilidad mediante la revisión por pares; o reconocer y respetar la contribución del conocimiento local a la conservación y uso sostenible de la diversidad biológica y los ecosistemas.

Foto de Petr Jan Juračka

¿Cuál ha sido el proceso de creación de IPBES?

El antecedente de la plataforma es el proceso consultivo que tuvo lugar entre 2005 y 2008 sobre el IMoSEB, un mecanismo internacional de especialización científica sobre diversidad biológica. Durante las consultas sobre el mecanismo, se decidió que era necesario fusionar los procesos del IMoSEB y la iniciativa “Evaluación de los Ecosistemas del Milenio”, y formar un mecanismo intergubernamental en el ámbito de la biodiversidad, algo en lo que estuvo de acuerdo el Convenio sobre Diversidad Biológica. A partir de entonces, se organizan tres reuniones con la participación de múltiples stakeholders (Malasia en 2008, Kenia en 2009 y República de Corea en 2010) para examinar cómo se podría fortalecer la integración entre ciencia y política. En la reunión de 2010, celebrada en Busan, los gobiernos decidieron que se debería establecer una plataforma y acordaron muchos de sus principios y funciones, recogidos en el “Documento final de Busan”.

El PNUMA empezó a colaborar con la UNESCO, la FAO, el PNUD y otras organizaciones para convocar una reunión plenaria con el objeto de poner en pleno funcionamiento la plataforma, que se celebraría en dos partes: la primera reunión, del 3 al 7 de octubre de 2011 y la segunda, en primavera de 2012.

¿Qué ha pasado en la primera sesión del Plenario de IPBES?

Durante el primer Plenario de IPBES, celebrado en Nairobi del 3 al 7 de Octubre, se avanzó ligeramente hacia la puesta en funcionamiento de la Plataforma siguiendo la línea de lo marcado en el “Documento final de Busán”. En la reunión, a la que asistieron 336 delegados representando países, organizaciones no gubernamentales o agencias de la ONU, no se lograron acordar las cuestiones legales ni el proceso para el establecimiento de IPBES, que los delegados aplazaron hasta la segunda sesión del Plenario primavera de 2012. Los puntos acordados fueron, entre otros, el proceso para seleccionar el país que acogerá la sede física de la Plataforma, la institución o instituciones anfitrionas, y la creación de un fondo fiduciario voluntario, abierto a aportaciones de agentes interesados.

Ecologistas en Acción, la única organización no gubernamental española presente en la reunión, calificó esta primera sesión de IPBES como “insuficiente”, y reclamó a las delegaciones, en especial a la UE, “que demuestren su voluntad política para la creación y definición de esta Plataforma en la próxima sesión en el 2012.”

¿Qué diferencias y similitudes hay entre IPBES y el IPCC?

El IPCC es, desde su creación en 1988, una referencia imprescindible para conocer la realidad sobre el cambio climático, una plataforma que ha permitido que los conocimientos científicos disponibles fuesen accesibles para todo el mundo, tanto gobiernos como ciudadanos, y un ejemplo de lo que podría ser IPBES. De hecho, el objetivo fundacional de ambas plataformas es el mismo: asegurar que los mejores conocimientos científicos disponibles puedan ser utilizados por los gobiernos y otros responsables de tomar decisiones.

Aunque también habrá diferencias, por ejemplo, mientras las evaluaciones del IPCC son a escala global, IPBES tendrá que centrarse en el aspecto local y las diferencias regionales, debido a la importancia de gestionar la biodiversidad a escala más local. Esperemos que entre las diferencias esté que los encargados de elaborar políticas presten más atención a las recomendaciones científicas, pues en el caso del cambio climático, hay una diferencia abismal entre lo que pide el IPCC en sus informes periódicos y lo que se acuerda en las Cumbres del Clima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada